Nicobo una especie de gato robótico con apariencia de calcetín que podrás cuidar como si de un Tamagochi gigante se tratase. Es más, hasta podrás abrazarlo cuando más sólo te encuentres, pero eso no es lo más llamativo de sus capacidades. Esta particular molesta tiene la capacidad de decidir cuándo va a molestarte para reclamar tu atención.

La idea de usar un robot como mascota no es nada nuevo, realmente ya hemos visto años atrás muchas propuestas similares e incluso algunas con un claro enfoque como dispositivo de compañía, como Lovot. Es más, podríamos decir que muchos de los dispositivos que tenemos ya en casa pueden llegar a cumplir esta función. Por ejemplo, los dispositivos Amazon Echo gracias al uso de Alexa o de sus cámaras integradas en los Echo Show permiten sentir esa compañía que nos brinda su asistente o la posibilidad de conectar con otras personas.

Sin embargo, Nicobo es una propuesta un tanto diferente que se asemeja más a la que Sony lanzó hace ya años con su perro robótico Aibo. Aquí la idea de Panasonic es ofrecer a los usuarios un gato con el que podrán interactuar e incluso abrazar, lo cual permite ese «contacto» que en ciertas ocasiones resulta tan necesario.

Con una apariencia muy particular, esta bola con su pequeña cola y aspecto de calcetin integra todo lo necesario para ofrecer esa compañía y entretenimiento tan demandado. ¿Cómo lo logra? Pues gracias a un buen puñado de sensores y del uso de una inteligencia artificial que puede incluso dotarle de la capacidad de molestar al usuario si le parece oportuno para llamar su atención.

Nicobo, el gato robot de Panasonic

Para empezar, Nicobo incluye una serie de sensores que serán capaces de saber cuándo lo tenemos en los brazos, dándole caricias. Esto hará que su actitud sea mucho más cariñosa y también cómo se calmara cuando nos requiera atención. Porque eso es algo muy llamativo de esta propuesta robótica, gracias al uso de una inteligencia artificial tomará decisiones por su cuenta y eso implicará que si es él quien necesita atención la demandará.

Aunque pueda parecer algo molesto, lo cierto es que es uno de los detalles que le aportarían una mayor capacidad de hacer sentir al usuario que está acompañado. Porque cuando tienes una mascota de verdad, es su autonomía la que te ayuda a combatir esos momentos bajos de ánimos, porque si la está «liando» subiéndose por donde no debe o pasando por lugares que mejor sería evitar, pues te obliga a prestarle atención.

Además de todo esto, Nicobo también integra un sistema de cámara con el cual puede reconocer a quién tiene delante y en función a ello cambiar su actitud. Como haría un gato en la vida real, si no eres su dueño es muy probable que se muestre arisco y no cariñoso.

Luego, equipado con varios micrófonos, también puede escucharte y aprovechar otra de sus características que ya no son las de un gato real y si más bien de Doraemon: comunicarse contigo. Porque Nicobo también podrá hablarte.

El futuro de las mascotas

Cuáles serán las mascotas del futuro es a veces complejo de imaginar. Podrían ser las mismas que ahora, pero parece que todo este movimiento de lograr robots de compañía con formas muy dispares sigue siendo una idea que nadie quiere descartar. Es más, seguramente nunca lo haga y en algún momento tener un robot como Nicobo, Aibo o con la forma que sea resultará normal.

No obstante, por ahora lo que hay es esto y si te interesa Nicobo has de saber que su precio es de unos 280 euros al cambio. Un precio que no está nada mal, aunque será difícil hacerse con uno al estar limitado a una producción inicial de sólo 320 unidades. Pero quién sabe si Amazon con su nuevo programa Build It se anima y fusiona sus Echo con algo de este estilo. ¿Te harías con algo así?

Fuente: Makuake

Tomado de: elOutput

Califique nuestro contenido
[Total: 0 Promedio: 0]
Compartir en:
Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Por Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Especialista Superior de Salud en la Dirección de Informática y Comunicaciones del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *