La tecnología ha evolucionado muchísimo en las últimas décadas y se ha amplificado su aplicación a muchos ámbitos de la ciencia. Uno de ellos es en la medicina, donde se han creado muchos aparatos y maquinas capaces de encontrar nuevas enfermedades, conocerlas mejor e incluso tratarlas.

Sin embargo, estas tecnologías muchas veces se usan en estructuras muy voluminosas, aunque hay otros inventos útiles para la medicina que son de pequeño tamaño.

Una forma de curar heridas en el cuerpo es mediante la aplicación de descargas eléctricas, y un grupo de científicos ha desarrollado unos parches que ayudan a suministrar esta electricidad. Esto se podría aplicar incluso en huesos rotos.

Estimulación eléctrica para curar heridas

Actualmente, para aplicar electricidad en huesos rotos se requiere una cirugía donde se pondrían en la zona afectada electrodos que serían los encargados de suministrar la corriente eléctrica. Una vez que la herida sanara, habría que volver a hacer una segunda operación para sacar dichos electrodos.

Estos pequeños parches serían una gran alternativa mucho más sencilla. Los encargados de llevar este desarrollo a cabo se encuentran en Estados Unidos, concretamente en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Su utilización es muy fácil: al igual que una tirita, este parche se aplicaría en la zona donde se encuentra la fractura y aplicaría estimulaciones eléctricas en el hueso. Una vez que se haya acabado todo el proceso de cura, este parche sería absorbido por el propio cuerpo humano sin ningún tipo de peligro, ya que está fabricado con materiales biodegradables.

Siempre que sufrimos alguna fractura los médicos nos aconsejan mantener reposo absoluto, pero este pequeño aparato aprovecha la energía que produce el cuerpo humano al moverse para convertirla en electricidad que es enviada a la zona afectada.

La curación, más fácil y rápida

Las fracturas suelen tardar bastante tiempo en curarse mientras que el afectado espera a que se suelde el hueso y pueda volverlo a mover sin ningún tipo de problema, evitando cualquier dolo o molestia que pudiese surgir. Este parche podría también acortar los tiempos de cura.

Se han realizado varios experimentos con animales. Por ejemplo, unas ratas que sufrían una fractura en la pierna vieron como en un mes y medio se sanó la lesión, algo mucho más rápido que con cualquier otro método.

Aún no se ha testeado este dispositivo con seres humanos, pero se espera que se puedan aprovechar otras funciones que realiza el cuerpo humano para obtener energía. Este producto sería de enorme ayuda en un futuro cercano y facilitaría el trabajo tanto de los médicos como la recuperación de los pacientes.

Fuente: newatlas.com

Tomado de: AdslZone

Califique nuestro contenido
[Total: 1 Promedio: 5]
Compartir en:

Por Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Especialista Superior de Salud en la Dirección de Informática y Comunicaciones del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido