En multitud de ocasiones hemos mostrado algunas distros con aspecto similar a macOS, o con aspecto similar al escritorio de Microsoft Windows. Pero en esta ocasión se trata de algo mucho más práctico que eso, ya que es una completa guía sobre todo lo que deberían saber los usuarios de la plataforma de Redmond para tener una rápida y sencilla adaptación a una nueva distro GNU/Linux.

Con esta guía no solo sabrás la distribución que te puede resultar más sencilla, también algunos trucos y consejos que pueden pasar desapercibidos para muchos, pero que te podrían reducir la carga de trabajo en tu adaptación, e incluso evitarte que vuelvas a caer nuevamente en las garras de Windows como les ocurre a algunos que intentan probar Linux y vuelven rápidamente de nuevo a su antiguo sistema

Razones…

Para abandonar Windows e ir directo a GNU/Linux hay multitud de razones. Aunque bien es verdad que muchos usuarios están cómodamente anclados en Windows por costumbre o por temas de compatibilidad, especialmente para videojuegos. Pero si tienes dudas y quieres algunos motivos para decidirte a dar el salto:

  • ¿Te aburre la centralización? Prueba distintos sabores. Al igual que ocurre con macOS, el control absoluto del desarrollo de Windows lo tiene Microsoft. Por eso solo hay un único sabor de éste, y o lo tomas o lo dejas. En cambio, existen gran cantidad de distribuciones GNU/Linux para elegir la que más te guste o mejor se adapte a tus necesidades. Bien es cierto que eso trae fraccionamiento, pero la cantidad de usuarios satisfechos hace que merezca la pena.
  • Estabilidad, robustez, y rendimiento. Windows ha mejorado en este sentido en los últimos años, especialmente con el kernel Windows NT. Pero aún está lejos de los sistemas *nix. Y si ponemos como ejemplo Windows 10 que parece que va a error por actualización, los problemas le crecen a los de Redmond. En los últimos update se han dado numerosos problemas que han obligado a la propia Microsoft a dar marcha atrás con sus actualizaciones. Mucho es ha rumoreado y especulado sobre las posibles causas, pero realmente es alarmante… El sistema de actualización de todas las distros no es infalible, pero ciertamente no es tan problemático como lo que está sucediendo en Win10.
  • Ahorrar. Aunque existe mucho freeware para Windows y también muchos proyectos libres que también son compatibles con esta plataforma, lo cierto es que pagar por suites como Office, Photoshop, y otro software que se suele emplear en esta plataforma no sale barato. Siempre tienes la posibilidad de piratear, pero esto lleva dos problemas asociados:
    • Es ilegal, por tanto si lo haces debes saber que lo haces bajo tu propia responsabilidad y asumiendo las consecuencias.
    • Implica riesgos potenciales de seguridad, ya que muchos cracks, keygens, y demás, están infectados o manipulados para introducir malware en tu sistema. Además te suelen pedir que los ejecutes como administrador y desactivando el antivirus…
  • Seguridad. Windows 10 es más seguro que otras versiones anteriores, hasta ahí creo que podemos estar de acuerdo. Pero una plataforma *nix es más segura de facto que una Windows cuando no se ha realizado ningún tipo de trabajo de hardening. Linux es más seguro por varios motivos, pero si quieres uno de más peso sin entrar en detalles técnicos, lo es simplemente porque al ser un sistema operativo con menor número de usuarios la cantidad de malware que tiene como objetivo Linux es infinitamente inferior. Y luego ya si habilitas reglas de firewall con iptables, o levantas algún sistema como SELinux o AppArmor, etc., la seguridad aumentará de una forma extrema. Por algo es el sistema elegido por centros de datos, supercomputadoras, gobiernos, militares, etc. ¿No crees? No creo que con el dinero que manejan estos sea cuestión solo de licencias como algunos dicen… ¿verdad? Además, la confianza de poder analizar el código fuente es algo muy a tener en cuenta a la hora de descubrir puertas traseras o vulnerabilidades que puedan ser explotadas, algo que no permite Windows al ser de código cerrado y no saber realmente qué es lo que está haciendo.
  • Privacidad y anonimato. Windows no ha sido nunca bueno en este sentido, y es uno de los sistemas operativos menos amigables en este sentido. Pero con el lanzamiento de Windows 10 eso ha empeorado de una forma considerable. Se ha transformado en un sistema que reporta gran cantidad de datos del usuario.
  • Personalización. Windows es extremadamente rígido, todo lo contrario que Linux. Para poner un ejemplo sencillo, Windows se podría comparar a un bloque de acero que cuesta modificar, mientras que Linux es como un bloque de plastilina que podrás amolda a tu gusto gracias a su flexibilidad.
  • Desarrollo. Windows tiene una enorme cantidad de software para desarrollo disponible, y muchos motores gráficos y demás son solo compatibles con Windows. Eso es cierto, pero Linux tampoco se queda corto en este sentido y resulta extremadamente interesante para la mayoría de desarrolladores. Un altísimo porcentaje que cada vez crece más usa Linux, especialmente Ubuntu. Se ha transformado en uno de los sistemas favoritos para el desarrollo.
  • Crash y reset. Las BSoD, o pantallazos azules, mensajes de error, reinicios imprevistos por diversas causas (entre ellas las actualizaciones) han hecho que muchos trabajos de algunos usuarios se pierdan. Esa falta de productividad en este sentido es lo que ha impulsado a algunos usuarios a buscar una plataforma más robusta y estable como Linux.

Nuevamente la pelota está en tu tejado, y tú debes elegir el motivo o motivos que más te convencen para dar ese último paso que necesitas. Y espero que le des una oportunidad a Linux de mostrarte sus ventajas, y durante el suficiente tiempo como para acostumbrarte y que no termines volviendo a Windows al no adaptarte a él como les ocurre a algunos usuarios impacientes…

Otras consideraciones que debes conocer

Otros aspectos que deberías conocer para facilitarte la adaptación a una distro GNU/Linux, y no sentirte extraño si provienes desde el mundo Windows, son:

  • FAT/NTFS: debes saber que ambos FS o formatos será compatibles con GNU/Linux, por lo que si tienes que compartir discos duros, pendrives, tarjetas de memoria, etc., podrás hacerlo sin problemas. Además, tienes que saber que podrías compartir todo son proyectos como Samba para tener una red heterogénea.
  • Olvídate de EXE y MSI: en Windows, como ocurre con macOS, todo es más sencillo y limitado. Pero en Linux, debido a la gran cantidad de fragmentación encontrarás multitud de paquetes diferentes que no te deben asustar, ya que las actuales tiendas de apps te permiten instalar con un solo clic de tu ratón y los paquetes universales como snap, Flatpak y AppImage están haciendo que todo eso cambie.
  • PowerShell: debes saber que si trabajas frecuentemente con este shell y eres un administrador que se ha acostumbrado a él, aunque a ni no me guste, puedes encontrar PS para Linux de forma nativa desde hace tiempo. Así que cero dramas en este sentido.
  • Diferencia entre mayúsculas y minúsculas. Algo que en Windows no está activado por defecto es el case-sensitive, y los nombres de los ficheros y directorios se van a diferenciar entre mayúsculas y minúsculas. En Windows, podría haber un archivo llamado hola, y sería reconocido igual HOLA, hOlA, HoLa, etc. En cambio, en Linux todos ellos podrían ser uno diferente, ya que distingue entre mayúsculas y minúsculas. Algo importante para programación y que te puede permitir generar más nombres diferentes…
  • Un solo clic o dos. Aunque lo puedes configurar, si usas KDE Plasma viene por defecto activado para que los iconos se abran con un solo clic en vez de dos como en Windows. Pero repito, no es así en otros entornos y en Plasma se puede configurar para doble clic.
  • Administrador vs Root: en Windows no existe el usuario root o superusuario, en su lugar usa cuentas de Administrador. La diferencia más clara que puedes encontrar entre ambas es el poder, ya que root es más poderoso y lo puede todo. En cambio, la cuenta Administrador tiene sus limitaciones y hay algunas tareas que estarían bloqueadas o que no podría hacer.
  • Fuera dispositivos, hola ficheros. En Unix todo es un fichero, también los dispositivos. En Windows tienes Unidad C:, D:, E:, etc., así como un administrador de dispositivos de hardware. En cambio, en Linux, por su herencia Unix, todo es un fichero (/dev/sda1, /dev/loop, /dev/video,…). La ventaja es que podrás usar las herramientas para manipular archivos también con estos dispositivos.
  • Servicios vs demonios. En Linux y otros *nix tienes demonios, que son programas que están implementando un servicio y se ejecutan en segundo plano. Éste sería el equivalente.
  • Olvidate de WinPE. Este sistema es extremadamente limitado, mientras que en GNU/Linux tienes los Lives que permiten ejecutar una distro 100% funcional y con total capacidad (incluso permanencia de datos) desde un medio extraíble como un pendrive o memoria USB e incluso desde un medio óptico (CD/DVD) para ejecutarlo sin instalar desde la RAM.

Tomado de: LinuxAdictos

Califique nuestro contenido
[Total: 1 Promedio: 5]
Compartir en:
Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Por Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Especialista Superior de Salud en la Dirección de Informática y Comunicaciones del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *