El ransomware es una amenaza de seguridad que puede poner en riesgo nuestros archivos. El objetivo de los ciberdelincuentes es cifrar todo tipo de documentos y pedir posteriormente un rescate para que vuelvan a estar disponibles. Las medidas de seguridad a veces no son suficientes y eso obliga a algunos usuarios, especialmente empresas y organizaciones, a tomar alternativas. ¿En qué consiste un seguro anti ransomware? ¿Realmente sirve de algo? De ello hablamos en este artículo.

Seguro contra el ransomware

Un seguro es una manera de protegernos en caso de que ocurra algo. Por ejemplo el seguro del coche, un seguro de salud, de viajes, de una vivienda… Si por ejemplo el coche sufre un daño, la aseguradora corre con los gastos en función del contrato que tengamos. Lo mismo con cualquier otro tema.

Por tanto, el seguro anti ransomware es básicamente esto. Vamos a pagar un dinero para estar protegidos en caso de sufrir un ataque informático de este tipo. Este tipo de amenazas puede suponer pérdidas económicas enormes para una empresa u organización. Puede hacer que pierdan archivos valiosos o que el servicio deje de estar disponible durante un tiempo, lo que se traduce en no poder vender productos.

No obstante, los seguros contra el ransomware no son todos iguales. Eso va a depender de la póliza. Por ejemplo, podría cubrir con los gastos de la pérdida de ingresos por el tiempo que una empresa no puede estar en funcionamiento debido a este tipo de ataque. También podría cubrir la pérdida de archivos que puedan ser valiosos o incluso la demanda económica que exige el ciberdelincuente detrás de ese ataque.

Todo estará definido en los términos del contrato. Habrá ciertos límites, ciertas situaciones en las que la aseguradora pueda o no cubrir las pérdidas económicas, si es solo una parte o todo, así como en qué circunstancias no se va a hacer cargo de nada. Básicamente como cualquier otro seguro que contratemos, ya sea para el hogar, el coche, etc.

Opción, pero no solución real

Puedes pensar que un seguro contra el ransomware podría ser una solución para las empresas. Simplemente pagan una cuota y se despreocupan. Pero lo cierto es que esto hay que tomarlo con mucha cautela. Lo primero por la letra pequeña de estos seguros, y es que en la mayoría de casos solo cubrirán determinadas circunstancias y no siempre toda la cantidad económica. Por tanto, el problema siempre va a estar ahí.

Lo segundo es que eso no va a evitar que una empresa tenga problemas. Es decir, si una tienda online deja de funcionar durante un tiempo por un ataque ransomware, aunque un seguro pague dinero por ese tiempo, el daño va a ir más allá de eso; va a perder credibilidad, tal vez clientes, etc. Además, hay motivos para no pagar por ransomware.

Lo mejor siempre es prevenir ataques ransomware. Es imprescindible mantener el sentido común y no cometer errores. Por tanto, tener preparados a los trabajadores de una empresa para que no caigan en la trampa es fundamental. También lo será contar con un buen antivirus, así como tener todo actualizado correctamente.

Tomado de: RedesZone

Califique nuestro contenido
[Total: 0 Promedio: 0]
Compartir en:

Por Ing. Evelio Carmenate Cisneros

Experto en Políticas de Salud en la Dirección de Informática y Comunicaciones del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido